Los ritos funerarios a través  de la historia han formado parte de las costumbres religiosas y culturales de cada país, y de la evolución cronológica de la humanidad.

Al momento de despedir un ser querido existe todo un ceremonial en las diferentes culturas humanas. Estos  incluyen desde el momento de la muerte, el entierro, sepelio o sepultura y el duelo.

Pero hoy en día, más allá de un ritual de despedida o funeral propiamente del ser humano, que se atribuye a los neandertales, las mascotas, como un nuevo miembro de la familia, han pasado a formar parte de este ceremonial.

En la actualidad, el Parque del Prado Pet Cemetery es el único cementerio de mascotas en la República Dominicana con el objetivo de proporcionarle a las mascotas un descanso digno.

El camposanto, con un área de diez mil metros cuadrados rodeado de plena naturaleza, ha dado cobijo a diversas mascotas que van desde perros, gatos, aves y hasta tortugas.

Cada uno de los ritos o servicios de entierro y cremación de los animales domésticos se realizan con estrictos procedimientos de calidad. Asimismo, en cumplimiento a la Ley General de Salud 42-01.

Igualmente a la Ley General Sobre Medio Ambiente 64-00 y la Ley 248-12 de Protección Animal y Tenencia Responsable.

La empresa ha realizado entierros y cremaciones de mascotas procedentes del Distrito Nacional, Punta Cana, La Romana, Jarabacoa, Constanza, Bávaro y Sosua, entre otras ciudades.

El Parque del Prado Pet Cemetery es el único complejo funerario certificado bajo la norma de Calidad ISO 9001-2015 por la reconocida firma internacional AENOR y con Certificación de Protocolo frente al Covid-19.

Los planes y rituales de entierro o cremación buscan ofrecerles a sus mascotas, una despedida digna por haber dejado en cambio un gran legado de amor y compañía.

Los servicios contemplan recogida de la mascota en residencia o veterinaria, en una bolsa especial para la colocación del cuerpo y transporte. En caso de cremación, la entrega de cenizas en la residencia bajo un protocolo especial de despedida en caso de entierro.

En  planes de cremación, se puede elegir desde una urna de metal o de madera, de diversos tamaños personalizadas. Hasta un dije conteniendo la ceniza de la mascota como recuerdo.

“Contamos con un protocolo de despedida donde es colocada una carpa y sillas, para que los familiares puedan despedir a su incondicional amigo”, sostuvo Gina Victoriano Collado, vicepresidenta ejecutiva de Pet Cemetery.

El camposanto está ubicado en el Kilómetro 3 de la Carretera a Guerra y sus oficinas comerciales, se encuentran ubicadas en la Ave. Bolívar 203-1, La Esperilla.

Agregó que regularmente, luego del ceremonial del sepelio, las familias regresan para visitar a sus mascotas en un ambiente agradable.

Cada animal sepultado cuenta con una lápida en la que se registra el nombre de la mascota y el primer apellido de la familia y la fecha de nacimiento y de fallecimiento.

Sin lugar a dudas, el Parque del Prado Pet Cemetery es un cementerio de mascotas para honrar la vida de esos incondicionales amigos con dignidad, y ritos cada vez mas humanizados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here